Desarrollo y Diseño Web:
www.videosdecoleccion.com.ar



Sui Generis

Aprendizaje
Bienvenidos al tren
Canción para mi muerte
     

Sui Generis surge de la fusión de dos bandas acústicas juveniles, que se hacían escuchar en los colegios de Caballito.
Mientras cursaba la escuela secundaria, Charly García conoció a Carlos Alberto Mestre, "Nito". Junto a él y a Carlos Piegari, Beto Rodríguez, Juan Belia y Alejandro Correa formó Sui Generis, que, tras sufrir varias deserciones por diversos motivos (y en vísperas de un recital), quedó convertido en un dúo.
Tras grabar «Vida» (1972) al estilo folk norteamericano (muy de moda en esa época), el grupo comenzó a crecer en popularidad. Con un piano "a la Elton John" (como más tarde reconocería el propio Charly), una flauta y una temática muy influenciada por Bob Dylan, trascendieron las fronteras de los rockeros para instalarse como representantes de un grupo más amplio de la juventud. Su segundo disco, «Confesiones de Invierno» (1973), tenía un mejor sonido y más justeza instrumental, pero mantenía el estilo característico del grupo. Sui Generis ya estaba consolidado.
En 1974, para el tercero de sus discos, «Pequeñas Anécdotas sobre las Instituciones», Sui Generis se transforma en un cuarteto eléctrico, ya que se suman Rinaldo Rafanelli y Juan Rodríguez, en el bajo y la batería, respectivamente. Este profundo cambio (impulsado por el hastiado García) desconcertó al público y frenó un poco el increíble éxito del grupo. De todas formas, se rescatan temas como "Las Increíbles Aventuras del Señor Tijeras" y "Pequeñas Delicias de la Vida Conyugal".
El desgaste, la censura, las interminables giras y la diferencia de gustos entre Nito y García llevaron a disolver la agrupación, pero la despedida tuvo su broche de oro el 5 de setiembre de 1975 con un recital en el Luna Park, ante 25.600 espectadores en sólo dos funciones. El recital se denominó "Adiós Sui Generis" y fue acompañado de un álbum doble y una película documental, ambos con el nombre del concierto.